"Así debéis hacer vosotros: manteneos locos, pero comportaos como personas normales. Corred el riesgo de ser diferentes, pero aprended a hacerlo sin llamar la atención. "

Soy una persona apasionada por todo lo que tiene que ver con Internet y las nuevas tecnologías. Soy autodidacta, y me encanta impartir clases...


Sopa de Piedras Los líderes NO dependen del dinero

Viernes 15 de Julio de 2011

Noticias
Autor: César Cancino
Categoría: Noticias
Etiquetas Programación, php, mysl
Comentarios 8

Hubo una vez, hace muchísimos años, un país que acababa de pasar por una guerra muy dura. Como ya es sabido, la guerra traen consigo rencores, envidias, muchos problemas, muertos y mucha hambre. La gente no puede sembrar, ni segar, no hay harina, ni pan.

¿Qué te gustaría compartir con nosotros?

Compartir

LA SOPA DE PIEDRAS

Hubo una vez, hace muchísimos años, un país que acababa de pasar por una guerra muy dura. Como ya es sabido, la guerra traen consigo rencores, envidias, muchos problemas, muertos y mucha hambre. La gente no puede sembrar, ni segar, no hay harina, ni pan.

Cuando este país acabó la guerra y estaba destrozado, llegó a un pueblecito un soldado agotado, harapiento, y muerto de hambre. Era muy alto y delgado.

Hambriento llegó a una casa, llamó a la puerta y cuando vio a la dueña dijo:

-Señora, ¿no tiene un pedazo de pan para un soldado que viene muerto de hambre de la guerra?.

La mujer le mira de arriba abajo y le responde:

-Pero, ¿estas loco? ¿No sabes que no hay pan, que no tenemos nada? ¡Cómo te atreves!

Y a golpes y a patadas, lo sacó fuera de la casa.

Pobre soldado. Prueba fortuna en una y otra casa, haciendo la misma petición y recibiendo a cambio, peor respuesta y peor trato.

El soldado ya casi desfallecido, no se dio por vencido. Cruzo el pueblo y llego al lavadero publico. Halló unas cuantas muchachas y le dijo:

-Muchachas, ¿nunca han probado la sopa de piedras que hago?

Ellas se burlaron del diciendo:

-¿Una sopa de piedras? No hay duda que estas loco.

Pero había unos niños que estaban espiando y se acercaron al soldado cuando se iba decepcionado.

-Soldado, ¿le podemos ayudar?- le preguntaron.

-Claro que sí. Necesito una olla muy grande, un puñado de piedras, agua y leña para hacer fuego.

Rápidamente los niños fueron a buscar lo que el soldado había pedido. Encienden el fuego, ponen la olla, la llenan de agua y echan las piedras. El agua comenzó a hervir.

-¿Podemos probar la sopa?- le preguntaron con impaciencia los niños.

-Calma, calma.

El soldado la probo y dijo:

-Que buena, pero le falta un poco de sal.

-En mi casa tengo sal-dijo un niño. Y salió corriendo por ella.

Le trajo y el soldado la echó entre la olla.

Al poco tiempo volvió a probarla y dijo:

-¡Que rica! Pero le falta un poco de tomate.

Y niño, que se llamaba Luis, fue a su casa a buscar tomates y los trajo enseguida.

En un momento, los niños fueron trayendo otras cositas: Papas, lechugas, arroz y hasta una pedazo de pollo.

La olla se lleno. El soldado la revolvió varias veces. De nuevo la probo y dijo:

-Vayan, avisen al pueblo que vengan a comer. Hay para todos. ¡Que traigan platos y cucharas!.

Repartió la sopa. Hubo para todos los del pueblo que, avergonzados, reconocieron que, si bien era cierto que no tenían pan, juntos podían tener comidas para todos.

Y, desde aquel día, gracias al soldado hambriento, aprendieron a compartir lo que tenían.

Los líderes NO dependen del dinero. Muchas veces nos negamos a compartir lo que poquito que tenemos por temas culturales, o porque el vecino tampoco lo hace, o porque a quien le damos puede llegar a tener mas que nosotros mismos.

Señores!!!! Ya basta de mirar mal a los vecinos, por problemas políticos, o de religión, somos todos seres humanos, respiramos el mismo oxígeno, y todos somos habitantes de un planeta hermoso llamado Tierra.

Atentamente Web Master César Cancino Zapata

8 Comentarios

  1. german
    Viernes 22 de Julio de 2011

    excelente moraleja para cambiar de actitud y mostrar la cara buena que tenemos los seres humanos

  2. César Montoya
    Jueves 21 de Julio de 2011

    Gran enseñanza, bien sabido es que solo se necesita un líder para que una comunidad pueda progesar, no me refiero a políticos, claro está. El problema de la humanidad es que está empeñada a destruir la madre tierra por "vivir cómodamente", sin importar que nuestros propios hijos van a vivir en ella. Éste es el egoísmo en el que vivimos. Saludos tocayo desde Colombia, eres un gran maestro. Muchas gracias por compartir tu conocimiento :)

  3. ricardo gutierrez
    Sábado 16 de Julio de 2011

    Como Chilenos tenemos la mala manía de los políticos que finalmente son el reflejo de nuestra sociedad del sobre exitismo.De creernos mejor que nuestros vecinos ,pero es parar a darse una vuelta a muchas comunas y ver que somos subdesarrollados que el desarrollo del que hablan es una mera ilusión hoy en día,pero nos encanta decir "nuestras cifras son mejor que mi vecino" América Latina se necesita mutuamente para que juntos lleguemos al desarrollo que otros no quieren que lleguemos

  4. JuanJo
    Viernes 15 de Julio de 2011

    Muy buen cuento.... César, tuve la oportunidad de verlo en TV , pero siempre es bueno refrescar la memoria con estos textos. Felicitaciones por lo que haces.... cuanto creciste en estos años (y)

  5. LuisDavid
    Viernes 15 de Julio de 2011

    Excelente historia, y mas aún envia un mensaje a todas las personas que por su egoismo no sobresale. Una reflexión para la gente que no "come" ni deja "comer"

  6. Ricardo Llanos
    Viernes 15 de Julio de 2011

    Cesar, tu y yo venimos de un pais con mucha divisiones, tanto en lo politico como en lo social, por eso me sorprendió tanto ver a un chileno compartir conocimientos que le sacan oro en mi pais, muchas veces te han insultado por eso, pero tus conviciones y tu forma de ver la vida te hacen ser un ser fuerte y poderoso. No te conozco personalmente, talvez seamos hasta vecino, no se, pero de algo si estoy seguro, que hay muchos Chilenos que como tu y el Señor Farkas conocen la palabra Solidaridad.

  7. jose
    Viernes 15 de Julio de 2011

    hermosa moraleja,estoy de acuerdo, debemos dejar el egoísmo y compartir, y al hacerlo nuestro conocimiento aumentara .de echo el maestro Cesar Cancino es un buen ejemplo de esto .

  8. David
    Viernes 15 de Julio de 2011

    que hermoso cuento, todo un sopapo para muchos, apoyo el mensaje, basta de egoísmos y problemas entre vecinos y hermanos, somos uno, compartamos nuestra riqueza sea poca o mucha, aprendamos a hacer una sopa de piedras.